¿En qué te basas a la hora de elegir un cepillo eléctrico o manual? A veces no resulta nada fácil. La oferta de cepillos de dientes disponibles en el mercado es inmensa, lo que dificulta decidirse por uno. Un buen punto de partida es pedirle una recomendación a tu dentista o higienista dental.

Además de eso, aquí te ofrecemos algunos consejos generales sobre lo que debes tener en cuenta.

  • Cabezal pequeño y filamentos bien diseñados: elige un cepillo de cabezal pequeño con una disposición de los filamentos que te permita llegar a las zonas de difícil acceso de tu boca.
  • Filamentos de dureza media
  • Mango cómodo: muchos cepillos de dientes cuentan con mangos antideslizantes que facilitan su uso incluso mojados.
  • Si nos decantamos por uno eléctrico: es muy importante que tenga sensor de presión para que nos avise en caso de que estemos haciendo un cepillado brusco.
  • Para elegir irrigador dental: importante que disponga regulador de presión para evitar dañar nuestras encías.

Cambiar el cepillo cada 3 meses: los estudios clínicos demuestran que un cepillo de dientes nuevo elimina hasta un 30 % más de placa que otro con tres meses de uso (estudio realizado con un cepillo de dientes manual recto)